Quién soy
Conóceme un poco más.

Desde pequeño, siempre fui un niño creativo y lleno de inquietudes. Me pasaba las horas practicando actividades como futbol, tenis o natación. No podía estar quieto ni un solo minuto. Me encantaba conocer gente nueva, visitar mundo, jugar, dibujar; y sobre todo soñar.

A las ocho años, mi vida cambio cuando un día cualquiera descubrí una caja de magia en la habitación de mi hermana mayor. Fue entonces cuando empecé a mostrar interés por este mundo, que se convirtió en la mayor de mis aficiones.

Fue así como empecé a mostrar interés en el mundo del espectáculo. Participaba en las obras de teatro de mi colegio y me pasaba las clases imaginando que algún día llegaría a estar encima de un escenario. Los años fueron pasando y fui creciendo profesionalmente. Mi espectáculo empezó a perfeccionarse cuando cree mi equipo, formado por amigos del colegio entre los cuales estaba Cristina, que todavía sigue a mi lado. Juntos actuamos en todo tipo de eventos como escuelas, fiestas infantiles, restaurantes y comuniones.

Muchas de estas actuaciones eran solidarias, con el objetivo de recaudar fondos para causas benéficas. He colaborado en varias ONG, asociaciones y hospitales infantiles, realizando shows para gente necesitada o discapacitada, con el objetivo de hacerles pasar un rato de diversión para evadirse de la realidad. Ese es precisamente uno de los motivos por los cuales me atrae el mundo de la magia, pues ofrece la posibilidad de crear ilusiones en las personas, y muy especialmente en los niños.

Hace poco mas de dos años conocí a Rosa, mi actual directora y coreógrafa, lo que marco un antes y un después en mi carrera profesional. Gracias a ella entramos a formar parte del cartel de Magia Kids, un espectáculo que se ofrece en el Teatreneu de Gracia los fines de semana. Este, que fue nuestro primer trabajo fijo en un teatro, nos permitió crecer y nos dio visibilidad de cara al mundo exterior. Paralelamente, creamos nuestro actual show Zas.